19
Ene

Taxus Baccata, El Arbol sagrado de los Celtas

«La Naturaleza crea arte, en Muebles Gomez la enmarcamos»

Los pueblos Celtas veneraban al Tejo (Taxus Baccata), y formaba parte de alguno de sus rituales, al ser considerado por ellos, como un Arbol sagrado, probablemente debido a la extraordinaria longevidad de la Planta.

El tejo (Taxus baccata), es un árbol perteneciente al género de árboles coníferos de la familia Taxaceae, propios de las zonas montañosas. No suele formar bosques ya que se desarrolla generalmente de forma dispersa en barrancos frescos, vertientes umbrías, cantiles y farallones, sobre todo en terrenos pedregosos calizos en altitudes que oscilan entre los 500 a 2000 metros. El tejo es un árbol o arbusto de hoja perenne que se extiende por Europa, Asía occidental y norte de África. Está considerado el árbol más longevo de Europa, llegando a vivir entre 2000 y 4000 años.

Los pueblos celtas veneraban al tejo dado que formaba parte de algunos de sus rituales al ser considerado un árbol sagrado, probablemente debido a la extraordinaria longevidad de la planta, que la hace parecer inmortal. Los druidas con sus ramas hacían bastones “mágicos” y con palillos de tejo adivinaban el futuro. La llegada del cristianismo no cambió éste aura mística del tejo.Los cristianos, a menudo,construyeron sus iglesias y cementerios al lado de tejos que ya habían sido sagrados para los celtas. Por esta misma razón, en España, ha sido plantado profusamente en la Cornisa Cantábrica al abrigo de ermitas, iglesias y cementerios desde tiempos remotos, como símbolo de la trascendencia de la muerte, y es habitual encontrarlo en las plazas de los pueblos lugar de reunión y encuentro de vecinos, lugar sagrado en el que se hacía la asamblea, la ley y la fiesta. Emblema, lugar común, legado vivo que debemos conservar, regenerar y transmitir íntegramente a las futuras generaciones.

Existen cientos de leyendas sobre este árbol mitológico ancestral.Una leyenda irlandesa relata que para casarse con una doncella, era condición indispensable que el pretendiente trajera, la rama de acebo, la flor de caléndula y las bayas carmesíes del tejo. Se encuentran en el Círculo de Piedra del poder, en el lejano Donn Thir (tierra parda), en el Mar Occidental y este viaje de ida y vuelta debía realizarse en un día y una noche. La sin par Fiongalla espera anhelante que su amado Feargal realice la proeza y el héroe llega, tras múltiples aventuras, a un bosquecillo de árboles viejos como el mundo y encuentra un monumento megalítico en el interior de un círculo de poderosas piedras. Allí está la rama de acebo y el tejo que da bayas y a sus pies la caléndula… (An Braon Suan Or, El Broche de oro del Sueño).

En esta misma región se recitaba el romance de Naoise y Deirdre, que cuenta la historia de dos amantes desdichados.Hasta en la muerte quisieron man tenerlos separados y clavaron sus cadáveres con estacas de tejo. Pero las estacas arraigaron y los dos árboles espléndidos pudieron abrazarse al fin para siempre sobre la catedral de Armagh. (Ignacio Abella: “Cuaderno del Texu” FAPAS).

«Arbol de la muerte, Arbol de la vida»

La copa del Tejo es densa, tiene hojas perennes. Casi todas las partes del árbol presentan alcaloides tóxicos, pudiendo provocar la muerte en pocos minutos.Sus flores son de color verde y dan lugar a un fruto rojo.Pero, ¡cuidado! Tanto las hojas como la corteza como su flor son venenosos ya que contienen una sustancia muy tóxica denominada taxina, la cual,  consumida en grandes dosis, produce una parada cardíaca.

Sin embargo, hay tres componentes en sus hojas y en la corteza que se usan para combatir hasta 14 tipos de cáncer, en especial ovario y mama. Este descubrimiento provocó talas indiscriminadas de esta maravillosa especie. A día de hoy, las propiedades del tejo se pueden usar sin talar los árboles mediante la síntesis química de estos tres taxanos denominados “docetaxel”,”paclitaxel” y “cabacitaxel”. Su forma comercial es el Taxol, siendo este uno de los mejores inhibidores de la división celular impidiendo la mitosis. De aquí sus propiedades curativas y las grandes posibilidades de su uso en la medicina.

Paradójicamente, estas sustancias nocivas en medicina, han salvado la vida a miles de personas en el mundo.

 

 

Compartir: